FaithFirst.com

About Faith First
Kids' Clubhouse, Grades K-3
Kids Only Club, Grades 4-6
Teen Center, Grades 7 & 8
Faith First for Famillies
Catechists and Teachers
Catechists and Teachers
Whole Community Catechesis
RCLweb.com
Shop RCL
Shop RCL

Home
Search faithfirst.com

 

La Fiesta del Corpus
por Marina Herrera, PhD

Los primeros misioneros franciscanos que llegaron a México eran verdaderos enamorados de la Santa Pobreza. Muchos de ellos se ofrecían para venir al Nuevo Mundo precisamente con la esperanza de poder vivir una vida más pobre que la que se vivía en los conventos de Europa. Pero al conversar con los nuevos cristianos, descubrieron que ellos admiraban la pobreza personal de los padres, pero que estaban acostumbrados a las ceremonias elaboradas y espectaculares de la religión azteca. Si la misa y demás ceremonias se celebraban sencilla y pobremente, a los aztecas les parecía que su antigua religión era mejor que la católica. Así fue como los frailes tuvieron que aprender que el convento debía ser pobre y sencillo, pero la iglesia y sus ceremonias tenían que ser por lo menos tan espectaculares como los templos y sacrificios de la antigua religión, y comenzaron a celebrar las fiestas del año litúrgico con música magnífica, con procesiones y hasta con piezas teatrales alusivas a la fiesta o al santo que se celebraba.

Una de las fiestas más espectaculares era la del Corpus Christi, cuando Jesús en el Santísimo Sacramento recorría las calles de la ciudad o la aldea, santificando con su presencia el espacio de la vida secular, y recibiendo el amor y el homenaje de su pueblo. En esta procesión marchaban todas las cofradías, las órdenes religiosas y el pueblo entero. Los niños derramaban flores en la calle para que el Señor Sacramentado pasara sobre ellas, y en algunos pueblos se preparaban “alfombras” de flores en varios diseños. En las misiones de los jesuitas en el Paraguay se hacían arcos triunfales de diversas flores y ramas, y de los arcos colgaban jaulas con los más vistosos papagayos y pajarillos de armoniosos cantos. A veces ponían jaulas con fieras de piel hermosa, para que el reino animal también rindiera homenaje a su Creador.

En nuestra época la celebración no es tan elaborada, pero todavía la fiesta del Corpus es un día grande y en algunos países, feriado y su procesión es un momento importante del año. Aquí en los Estados Unidos, los católicos fuimos por mucho tiempo una minoría no aceptada, no se podía celebrar con tanta solemnidad. Con maneras apropiadas a nuestro tiempo y lugar hay que dar cabida a la celebración del Señor Sacramentado y de fe en su presencia entre nosotros. Es tiempo de que no nos contentemos con tenerlo encerrado en la iglesia, sino caminando en nuestras calles

Marina A. Herrera, nació en Baní, República Dominicana y obtuvo un doctorado en teología con énfasis en la eclesiología de América Latina de la Universidad de Fordham, en Nueva York. Su trabajo catequético y teológico para parroquias e instituciones multiculturales la ha llevado a la Arquidiócesis de Chicago, el Seminario New York Theological, el seminario de Maryknoll, Mundelein College, Washington Theological Union y Wesley Theological Seminary en Washington, D.C. Ahora escribe, da presentaciones y asesora instituciones dedicadas a la preparación de catequistas, seminaristas y ministros para la Iglesia multicultural. Ha participado en la elaboración de materiales producidos para la comunidad hispana por World Library Publication and Liturgical Training Publications de Chicago, Ecos de Fe para Resources for Christian Living, Allen, Texas, La Fe Viva meditaciones bíblicas diarias para Creative Communications for the Parish, y ¿Por qué Ser Católico? para Renew International, entre sus más recientes proyectos.


Faith First Home
Kids' Clubhouse
| KIDS ONLY Club | Teen Center
Faith First for Families | Catechists & Teachers
En Español | Catechetical Leaders & Religion Coordinators
Site Map | Help & Tech Tips
Email Us | RCLBenziger.com | Online Shopping