FaithFirst.com

About Faith First
Kids' Clubhouse, Grades K-3
Kids Only Club, Grades 4-6
Teen Center, Grades 7 & 8
Faith First for Famillies
Catechists and Teachers
Catechists and Teachers
Whole Community Catechesis
RCLweb.com
Shop RCL
Shop RCL

Home
Search faithfirst.com

 

EL DÍA DE REYES
por Marina Herrera, PhD

La víspera de Navidad, los niños estadounidenses esperan con ilusión la venida de Santa Claus. Y para la mayoría de ellos, la Navidad ya se ha terminado; el 26 de diciembre muchos arbolitos están en la basura. Pero para los niños hispanos todavía queda otra noche de espera ilusionada: la noche del 5 de enero cuando llegan los Tres Santos Reyes.

Sabemos que la costumbre de que Santa Claus traiga regalos tiene un origen religioso: originalmente era San Nicolás. Pero el nombre del santo fue cambiando, y su ropa también, hasta que de un obispo del siglo IV se transformó en un mago del Polo Norte, vestido de pieles, y hasta le hemos inventado una esposa (Mrs. Santa Claus). En fin, ya casi nadie conoce el significado original, religioso, del viejo vestido de rojo.

Pero el significado religioso de los tres Santos Reyes sigue tan claro como siempre. Los tres sabios fueron a buscar al Rey recién nacido, trayéndole regalos simbólicos: oro, incienso y mirra. San Gregorio Magno nos dice que esos regalos tienen su significado. El oro significa que el niño es Rey. El incienso, que es Dios. Y la amarga mirra, que es verdadero hombre, nacido (como todos) para sufrir.

Y así como el Evangelio nos dice que llevaron regalos al Niño Jesús, la fantasía de los hispans se los imagina cada año trayendo regalos a los niños, que son los hermanitos del Niño Jesús en cada época. Y así la gente celebra con ilusión y gozo la fiesta de los Tres Santos Reyes, y no ha olvidado que la Navidad no termina el 25 de diciembre, sino que dura por doce días, hasta el 6 de enero, la fiesta de la Epifanía. En algunas familias los regalos se enlazan simbólicamente con los regalos que recibió Jesús: alguna joya o algo que perdure; un perfume o algo con simbolismo religioso; y alguna golosina (muchas veces una fruta rara) o juguete como señal de nuestra humanidad. Y porque Jesús sólo recibió tres regalos no había que frenar la ambición de recibir una montaña.

Pero esa fiesta tiene un significado más allá de un día de ilusión para los niños. Es el día en que Jesús mostró que ara algo más que el Mesías de Israel –que era el Salvador del Mundo. Al llamar a los tres Reyes –que eran paganos– a la vera de su cuna, y recibir su homenaje, Jesús nos llamó a todos los que no pertenecíamos al Pueblo Escogido a que también formáramos parte del Pueblo de Dios. Este es el gran regalo de Reyes que Dios nos hizo a todas la naciones: latinos, irlandeses, italianos, chinos o japoneses. Sin tener que abandonar nuestras propias culturas, nos ofrece a todos un lugar en su Iglesia.

En nuestros días, la fiesta de los Tres Reyes debe incluirse de manera concreta y que va más allá de los hogares donde se celebra. Es un momento catequético ideal para empezar el acercamiento de niños cristianos con los de otras religiones, patrocinando intercambios de regalos culturales: cuentos, cantos, bailes, juegos infantiles, comidas para encaminarlos por la senda de la comprensión y el aprecio mutuo.


Faith First Home
Kids' Clubhouse
| KIDS ONLY Club | Teen Center
Faith First for Families | Catechists & Teachers
En Español | Catechetical Leaders & Religion Coordinators
Site Map | Help & Tech Tips
Email Us | RCLBenziger.com | Online Shopping